La cara oculta del Cristianismo [Los evangelios Gnósticos]




Hacia el año 30 de nuestra era muere uno de los hombres más influyentes a lo largo de la historia de la humanidad, Jesús de Nazaret. A su muerte sus contemporáneos judíos se dividen en dos ramas, los que le consideran un blasfemo y sus seguidores. Pasan los años y sus seguidores aumentan pero hay un pequeño problema, Jesús no dejó nada escrito y sus seguidores interpretan sus palabras y actos como pueden.

Había tres corrientes principales:

-La primera la formaban en su mayoría judíos que consideraban a a Jesús como un Mesías, un enviado de Dios a la Tierra que vino para instalar su reino aquí. Pero también creían que Cristo era un hombre y no un Dios.

-La segunda eran los seguidores de Pablo de Tarso. Eran fundamentalmente paganos convertidos al Cristianismo que creían que Jesús era el Mesías y era hijo de Dios. Pablo de Tarso se autodenominaba apóstol pese a que nunca fue discípulo de Jesús y persiguió a los primeros cristianos. Decía que Cristo se le había aparecido para convertirle. Esta era la rama mejor organizada y se extendía por todo el imperio romano.

-La tercera eran los descendientes de Set y de ellos es de lo que trata este hilo.

LOS ELEGIDOS



Esta corriente tenía un número de seguidores bastante más pequeño que las otras dos, estaba compuesta por Judíos y antiguos paganos que sostenían que eran descendientes de Set, el tercer hijo de Adán, y que disfrutaban de un conocimiento secreto por el cual conseguirían la salvación total y absoluta.

La base de esta corriente cristiana estaba en la idea del Alma, espíritu o como se quiera llamar. Los diferentes tipos de hombres en el mundo se dividían en tres ramas:

-Paganos: Solo están compuestos de cuerpo y de hálito vital. Solo sirven para vivir y poco más, para ellos eran como simples animales.

-Cristianos: Están compuestos de Alma y cuerpo. Esta alma está un peldaño por encima del hálito vital, les permite entender parcialmente el mensaje divino pero solo muy superficialmente.

-Hijos de Set: Ademas de tener cuerpo y alma tienen también un espíritu que proviene directamente de la divinidad, sin embargo no son plenamente conscientes de que su cuerpo contiene ese don ya que por culpa de su cuerpo, que es la materia que los aprisiona entre deseos y sufrimientos, están separados de Dios.

A lo largo de la historia Dios envió a una serie de hombres a revelar estas verdades, todo empezó con Adán, siguió con Set, después con Moisés y así hasta llegar a Jesús de Nazaret. Este último reveló que esa porción de espíritu debe volver a unirse con Dios y que en eso consiste la verdadera salvación.

Los seguidores de esta corriente también eran conocidos como los Gnósticos que significa en griego conocedores. Eran una minoría y eran los únicos capaces de entender a fondo los mensajes ocultos que contenían los textos sagrados mientras que los demás solo lo hacían superficialmente.

LOS EVANGELIOS GNÓSTICOS



Todas estas ideas que tenía esta corriente también fueron escritas por los maestros Gnósticos y son más conocidas hoy en día como evangelios. Dentro de ellos estaban las enseñanzas que Cristo reveló a sus más íntimos como Santiago que era hermano de Jesús, Juan, Felipe, Tomas o su favorita y esposa María Magdalena y que luego escribieron en esos textos. También había evangelios que no tenían la palabra evangelio delante pero que lo eran ya que en ellos también se encontraba la palabra de Jesús. En definitiva había un poco de todo y tenían una variedad que superaba con creces a los 4 evangelios de la futura Iglesia Católica. Algunos ejemplos son: Evangelio de María Magdalena, Evangelio de Judas, Pistis Sofía, Apocalipsis de Santiago...

Todos ellos se encontraban dentro de la literatura Apócrifa del Nuevo Testamento o para que se entienda mejor, la literatura que la Iglesia rechazó por conveniencia y porque sus grupos eran demasiado incontrolables y no se sujetaban al poder de los Católicos. Finalmente y debido a lo perseguidos que estaban, acaban desapareciendo en torno al siglo V y durante más de mil años solo se sabrá de ellos lo pregonado por sus detractores.


4 comentarios:

  1. Que interesante historia. La desconocía totalmente. Me ha intrigado bastante, así que indagare un poco más sobre ella. Gracias por presentarla aquí.
    Por otro lado, no me asombra que la Iglesia Católica los haya prohibido, las instituciones religiosas (como yo lo veo) siempre han estado guiadas por una creencia de superioridad, y siempre han elegido que contarnos y que no de acuerdo a sus intereses.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  2. ¡Bienvenido a Europa Napoleónica!

    Esta Web, creada un 30 de Abril 2009, tiene como objetivo dar a conocer el periodo napoleónico (1796-1815) de forma amena pero sin perder la rigurosidad histórica que corresponde.

    Aquí encontrarás anécdotas, curiosidades e información documentada sobre los grandes enfrentamientos navales y terrestres que alzaron a Napoleón Bonaparte como dueño y señor de Europa, pese a la muerte de millones de personas que durante más de cuarenta años perdieron la vida en los variopintos campos de batalla de Italia (1796), Egipto (1798), República Checa (1805), España (1808), Rusia (1812) o Bélgica (1815).


    Un saludo,

    Europa Napoleónica
    http://europanapoleonica.blogspot.com/
    https://twitter.com/EUnapoleonica

    ResponderEliminar
  3. Estimado señor, es de mi agrado invitarle a leer la batería de cinco artículos relativos a la poco conocida historia de la tecnología infrarroja alemana implementada en una reducida proporción de equipo militar durante las etapas finales de la Segunda Guerra Mundial. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Quando iniciei minha pesquisa diletante acerca da origem do cristianismo, eu já tinha uma ideia formada que pode parecer esdrúxula: nada de Bíblia, teologia, mitologia e para que o Novo Testamento fosse escrito, o que esse mesmo mundo poderia me contar a respeito dessa curiosidade histórica? Afinal, o que acontecia nos quatro primeiros séculos no mundo greco-romano, entre gregos, romanos e judeus? Ao comentar o livro “Jesus existiu ou não?”, de Bart D. Ehrman, exponho algumas das conclusões as quais cheguei e as quais o meio acadêmico de forma protecionista insiste ignorar.
    http://cafehistoria.ning.com/profiles/blogs/paguei-pra-ver

    ResponderEliminar